Una y otra vez siempre volverás.

Sábado, 6:30 a.m.

A esa hora estaba en los brazos de Morfeo. Me despertó una llamada a mi celular desde un número de Guadalajara. Soy de allá, aunque desde hace años vivo en Hermosillo. Pensé que era una emergencia, así que decidí contestar preparada para la tragedia.

Del otro lado escucho una voz conocida… mi ex.

Deben saber que hace aproximadamente tres años que lo bloquee de Facebook, WhatsApp, Instagram…incluso LinkedIn. Nuestra relación fue perfecta por tres años, pero con el paso del tiempo empecé a descubrir que él me engañaba, con ayuda de todos sus conocidos. Yo todos esos años pensaba tontamente que también eran mis amigos. Todas sus mentiras eran solapadas,  incluso su mamá también era cómplice.

En fin, hace cuatro años que cortamos. Al principio yo estaba muy decidida a nunca volver a verlo; recuerdo a mi madre decirme: “si te tienes que hacer un tatuaje que te recuerde que no regreses con él, ¡hazlo!, recuerda bien cómo te sientes ahorita, grábate muy bien el sentimiento, para que mañana que te él te busque sepas que no quieres volver a sentir esto.”

Efectivamente al día siguiente tomé el teléfono y le marqué a cada uno de mis amigos, que por supuesto lo adoraban, para decirles lo que había descubierto, que por favor nunca más lo mencionaran, ni me permitieran regresar con él, también me escribí una carta, diciéndome las mil y un razones por las cuales no lo quiero en mi vida. JuanGa tiene razón, la costumbre es más fuerte que el amor. Yo sabía que en cuatro meses lo iba a extrañar, que mi memoria era de corto plazo y que iba a ir corriendo a sus brazos.

Con esto de llamarle a todo mundo y decirle que me habían puesto los cuernos, de perdido mi orgullo no me iba a dejar regresar con él. Ni de pedo quiero ser “la pendeja que regresa con quien la engaña.” Qué horrible es ser esa mujer.

Efectivamente, al poco tiempo el me buscó. Gracias a mi gran orgullo no caí. Recibí mensajes y llamadas de él por aproximadamente año y medio después de cortar. Por un momento consideré ser su amiga, pero el psicólogo me hizo reflexionar que de verdad nada bueno podía venir para mí de esa amistad. Ese fue el día que lo bloquee de todo.

Aún así, me llegaron mensajes y llamadas que jamás contesté, así que naturalmente un día sus intentos de buscarme cesaron.

Eso, hasta hace unos días, que el ingrato me habló para que, en sus palabras, le contara de mí y qué ha sido de mi vida. A LAS 6:30 a.m. No friegues. Le dije que era demasiado temprano para hablar, me pidió permiso para hablarme más tarde, pero sólo le dije a su cinismo que no tengo nada que decir, que mejor no, que mi vida es muy feliz sin él y que de verdad ya no tengo nada lindo que sentir. Le colgué.

A mi todavía no se me olvida que me haya visto la cara y el sentimiento de alguna manera sí me lo tatué. Era como mi propia campaña de #NeverForget

No sé qué pasa por su mente, ¿mencioné que él vive con su actual novia? Creo que desde hace como un año. ¿Qué no tiene que estar en su casa un fin de semana a las 6:00 de la madrugada?, ¿qué tan poco le importa su mujer? Si yo quiero, grabo la llamada o le mando un screenshot para enseñarle qué anda haciendo su novio marcándole a su ex a esas horas.

Todavía hace como tres días volvió a marcar. Claro, otra vez de madrugada. Seguramente brinco en su mente cuando anda de peda, lo cual no es un sentimiento que yo aprecie. El amor llama a horas normales, cuando no tienes novia y cuando no me pusiste el cuerno.

Confieso que volví a contestar, pero ahora fue diferente. Yo ya estaba más que encabronada. Entonces, para deshacerme de este sujeto, tuve que volverme la perra grosera que nunca vio, por que el propósito de su llamada fue empujarme a lograr que YO me disculpara con él, por que yo también fallé en la relación.

Sí, claro que fallé, pero no como él. No así. Eso hizo que me prendiera un cerillo en la espalda; así que estallé, lo insulté, y yo creo que le grité todo lo que me había privado en cuatro años. Tanto fue mi desahogo que ahora fue él quien me colgó.

No me queda más que agradecerle al universo esquivar esa bala. Suerte a la inocente pobre amiga, Daniela.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s