Daddy issues.

Era invierno, de esos días en los que no quieres ni moverte. Se me ocurrió ir a casa de mi novio a cenar, a hacer nada, o a hacerlo todo. If you know what I mean. Cuando le marqué me dijo que su papá estaba visita. El señor vive en otra ciudad.

“Bueno, no importa.” Llegué con cervezas, tepanyaki y sushi. Cenamos, se tocó el tema de Donald Trump en la mesa, todo en contra de este sujeto anaranjado. Mi suegro está súper seguro que Trump no tiene ninguna oportunidad de ganar las elecciones.

Antes de terminar de cenar, el señor avisó que quería ir a dormir, ya que estaba cansado por el vuelo.

Estefan y yo comenzamos a recoger el comedor, fingir que somos personas limpias y decentes, por que de no estar el suegro, esto se recoge hasta mañana.

Acabamos, decidimos ir al cuarto un momento para acurrucarnos, ver un poco de tele, tomar un té, darnos amor. Un día de invierno perfecto, pura felicidad. Pusimos una película.

La verdad tardamos más en preparar el té que en comenzar a besarnos, y pues una cosa lleva a la otra, ya saben.

Estábamos en la cumbre del acto, cambiando constantemente de posición, durante algunas formas disfrutaba tanto que hasta cerré los ojos, al abrirlos se me fue la sangre a los pies, de la nada vi la mano de mi suegro tomando el control de la televisión que estaba justo a un lado de nosotros.

Siempre me imagino que en esa misma velocidad César vio el cuchillo de Brutus atacándolo de muerte.

¡NO PODÍA CREERLO! No tengo la menor idea de en que momento entró al cuarto, o si estuvo ahí todo el tiempo.  O sea, ¡ni un Con su permiso, ni tocar la puerta, ni fingir aclararse la garganta como todos lo hacemos! Pero sí, ahí estaba conviviendo conmigo y su hijo en pleno acto sexual, sin decir una palabra, ni extrañarse. No supe qué hacer, si salir corriendo, gritar, seguir cogiendo, ¡¿qué se hace en esta situación?!

Por alguna extraña razón Estefano quería continuar haciéndolo. Creo que hasta se prendió más. Yo no podía, era demasiado extraño.

Después de varios intentos de Estefano por seguir, logré quitármelo de encima. Yo solamente quería que se acabara ésta irrealidad. Eventualmente nos dormimos. A mi abrir de ojos la mañana siguiente mi ahora ex suegro seguía allí, sentado, dormido, con la televisión encendida. Estefano a mi lado dormido también.

Con mucho cuidado y en silencio, me vestí, salí corriendo.

Nunca volví.

Estefano intentó contactarme muchas veces, pero lo bloqueé de mi vida, su cel, su Whatsapp, su Facebook. Weird stuff.

Q.E.P.D. Estefano y sus daddy issues.

Te invitamos a mandar tu historia (o la de tus tías, tu primo, la amiga de tu amiga) a lafosacomunqepd@gmail.com para ser publicadas anónimamente en éste espacio y ser la voz -o el reflejo- de quién se enamoró y lo perdió casi todo en el intento.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s